SOBRE VALERIA

 

Comencé a diseñar carteras como hobby en la escuela secundaria. Sí, mi espíritu emprendedor se manifestó a temprana edad. En una primera instancia me atrajo la rafia plástica como material. Me interesaba sacarlo de su contexto de bolsa para hacer las compras y trasladarlo a nuevos usos: para llevar libros, como bolsa extra de la cartera, como billetera, estuches... Y así arranqué.

En el 2003 inicié mi carrera como diseñadora gráfica en la Universidad de Buenos Aires. mi pyme siguió creciendo durante el tiempo de la universidad. Hice cursos vinculados a la marroquinería y al finalizar la carrera decidí que a esto quería dedicarme de lleno. En 2009 con la carrera terminada, me lancé de manera oficial en mi primera Feria Puro Diseño en La Rural donde pude profundizar nuevos circuitos de venta minorista y mayorista.

En 2011, con la colaboración de Ana Sanfelippo en la realización de estampas, lancé mi primera línea de marroquinería ilustrada que comprendía carteras, accesorios y por primera vez calzado, una línea de ballerinas. 

En 2013 fui seleccionada por la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires para participar de A New Beginning: Entrepreneurship and Business Innovation. Un programa de formación para emprendedores que me dio la posibilidad de capacitarme en las ciudades de Washington, Portland, Dallas y Nueva York junto a otros 27 emprendedores de diferentes partes del mundo.

De regreso en Buenos Aires en 2014 abrí mi primer punto de venta propio en el barrio de Villa Crespo, dónde hasta hoy se pueden encontrar mis productos.

Desde ese entonces trabajo en mi línea de rafia que llegó a venderse en casi todas las provincias de Argentina y ser exportada a países como Brasil, Japón, España e Inglaterra.

En paralelo mis líneas de marroquinería y calzado con mucha presencia de estampas y patterns se caracterizó por tener una búsqueda desde el relato. Siempre me interesó comunicar con mis diseños, que llegaran al usuario y pudieran aportarle algo más allá de la moda.

En el 2014 convoqué a Angela Corti para acompañarme en el desarrollo de patterns y estampas. Comenzó entonces una etapa de hermosas experiencias que pudimos materializar en colecciones como Guaraní, Araucana, Chaguar y Recorridos.

Todo comencó en un evento en la Biblioteca Nacional a mediados del 2014 cuando pude conocer a una comunidad de mujeres guaraníes con quienes desarrollamos una línea fusionada con cestería de Tacuara. Esta experiencia despertó en mi la inquietud de explorar un poco más y así fui en busca de nuevas comunidades. La comunidad Chiquilihuín, de mujeres mapuches en Neuquén, con quienes también trabajamos de manera fusionada con piezas tejidas en telar y teñidas de manera natural. Comunidades de Chaco y Formosa a quienes llegamos a través de fundación Gran Chaco para el desarrollo de carteras fusionadas de cuero y Chaguar. Cada colección fue acompañada por estampas de Angela Corti que ilustraban las experiencias que vivimos en cada ciudad junto a las mujeres.

La secuencia de colecciones fusionadas culminó con Recorridos en invierno del 2016 que me valió el premio Trends en Feria Puro Diseño de dicho año. También el Morral Fusión Guaraní y la Cartera Fusión Wichí recibieron el Sello de Buen Diseño ese mismo año y me dieron la oportunidad representar al diseño argentino en el MICSUR de Bogotá, seleccionada por el Ministerio de Cultura.

Viajé con la marca a exposiciones comerciales como Craft & Design, en Sao Pablo (2014), Rooms en Tokio (2016) y White en Milán durante la semana de la moda (2016).

En 2017 fui madre de Bruno. Desde entonces comencé con nuevas búsquedas.

En la actualidad me encuentro dándome la oportunidad de ser la autora de mis propias estampas. Mis diseños comienzan a inspirarse en mí, en mis emociones y en una búsqueda interior.

A lo largo de estos años la marca creció, cambió y yo fui haciéndolo con ella. Aún hay mucho por explorar y todo está por venir.

Agradezco a quienes han sido parte de este camino hasta aquí y las invito a seguir explorando conmigo!

Valeria Nicali